¡Guía para viajeros celiacos! Consejos para comer sin gluten de vacaciones

El verano es la época perfecta para disfrutar de unas merecidas vacaciones, pero para las personas con celiaquía, esto también significa mantenerse alerta para evitar cualquier ingesta accidental de gluten. Incluso pequeñas cantidades de gluten pueden causar daño en el intestino delgado, alterar el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de complicaciones de salud. Por ello, es crucial seguir algunas recomendaciones importantes para evitar la contaminación cruzada y disfrutar de un verano sin preocupaciones. ¡Aquí te dejamos una guía completa para que puedas viajar de manera segura!

Investiga a fondo tu destino vacacional

Antes de viajar a tu destino, investiga si la ciudad que visitas tiene asociaciones de celíacos para pedir información. Puedes consultar sus páginas web o redes sociales. Aunque no todos los países contarán con asociaciones, es muy probable que puedas encontrar algo de información. También te recomendamos que, en caso de que tu hospedaje tenga el desayuno o las comidas incluidas, te comuniques con el hotel para informarle sobre tu enfermedad. Además, si para llegar a tu destino tienes un vuelo largo, debes comunicarte con la compañía aérea al menos una semana antes para notificarles sobre tu situación.

Comiendo en restaurantes

Ya sea viajando en coche o visitando un país extranjero, comer en restaurantes es parte de la diversión de viajar. Pero esto puede volverse un asunto agobiante para una persona con celiaquía, por eso siempre aconsejamos investigar las opciones de antemano puede reducir el estrés. Aquí tienes algunos consejos para una experiencia positiva:

  • Busca información: Revisa el menú e identifica platos sin gluten. Habla directamente con el personal del restaurante para confirmar que todos los ingredientes son sin gluten y que siguen procedimientos para evitar la contaminación cruzada.
  • Plantea preguntas: Pregunta cómo preparan la comida para identificar posibles problemas de contaminación cruzada y métodos para evitarlos. Por ejemplo, si utilizan utensilios separados para comida sin gluten o si pueden sustituir ingredientes.

También te recomendamos que diseñes tu propio mapa de lugares sin gluten con antelación, así siempre tendrás a mano un listado de tiendas, restaurantes y supermercados aptos para ti.

Evita los productos a granel y artesanales

 Una de las principales recomendaciones es tener cuidado con la manipulación de los alimentos. Es esencial leer las etiquetas de los productos, ya que una preparación no cuidadosa puede contribuir a la contaminación cruzada. La Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) y la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) advierten de lo siguiente:

  • La tortilla de patatas puede llevar levadura.
  • Las patatas fritas y otros alimentos como las croquetas deben cocinarse en freidoras separadas de las usadas para alimentos con gluten.
  • Las salsas con harina, los rebozados o las cremas de verduras pueden contener trazas de gluten.
  • Es importante consultar la preparación y los ingredientes de los platos antes de consumirlos.
  • Lo mejor es consumir productos frescos y evitar alimentos empanados, rellenos o con salsas.

Cuidado con los productos de higiene, ¡llévate un kit de emergencia!

 Las personas con enfermedad celiaca deben evitar ciertos productos de uso personal como los colutorios, ya que pueden contener gluten y un mal enjuague podría llevar a una ingesta involuntaria. Los lápices labiales y las pastas de dientes también pueden contener gluten, por lo que se recomienda leer el etiquetado. En cambio, las cremas, maquillaje y jabones de aseo personal son seguros, ya que no hay evidencia de absorción de gluten a través de la piel. Sin embargo, algunos medicamentos pueden contener almidón de trigo, por lo que siempre debe consultarse con los profesionales sanitarios. Por ello, a la hora de viajar, es muy importante llevar contigo un kit de supervivencia con este tipo productos sin gluten. Dentro de la Unión Europea es fácil transportar alimentos, pero en otros países pueden ser más estrictos con alimentos de origen animal o vegetal. Una nota médica indicando tu condición de celiaquía puede ser útil.

No reutilizar el aceite

 Al cocinar, es importante no reutilizar el aceite, agua de cocción ni caldos que hayan sido usados para productos con gluten. Además, al calentar alimentos en el microondas o en el horno, es recomendable cubrirlos con papel de aluminio para evitar la contaminación. La higiene es clave: limpiar bien cualquier utensilio de cocina, paño o delantal que pueda tener restos de gluten.

¿Qué bebidas alcohólicas son aptas?

Las personas con celiaquía pueden consumir vino, sidra y bebidas destiladas como el ron, ginebra o tequila, ya que el proceso de destilación elimina prácticamente todo el gluten. No obstante, es recomendable leer siempre las etiquetas. La cerveza debe indicar expresamente que es sin gluten.

Viajar sin gluten es posible y no es tan difícil como algunas personas creen. Sin embargo, no te fíes del destino y ten en cuenta todos los detalles que mencionamos a lo largo del blog.

Una buena organización y planificación te asegurará comer alimentos típicos de cada región libres de gluten, evitar la contaminación cruzada y conocer sin ningún malestar de salud con la misma tranquilidad de estar como en casa. No dejes de viajar por ser una persona celíaca, por el contrario, atrévete a explorar nuevos lugares, paisajes, comidas y culturas. ¡Te lo mereces!

+ entradas